¿Qué es SoloSurf?

SoloSurf es una asociación radicada en Cádiz desde hace más de diez años, referenciada cronológicamente como la primera asociación de surf terapéutico en toda Europa y la segunda experiencia a nivel mundial, y dedicada a actividades acuáticas de ocio y terapia mediante el aprendizaje del surf para personas con diversidad funcional. En la actualidad, ofrece un servicio continuado durante todo el año a más de un centenar de familias principalmente de las provincias de Cádiz y Sevilla. La fórmula de trabajo que se aplica en SoloSurf ha servido de referencia e inspiración a otros profesionales y asociaciones de ámbitos nacional e internacional.

miércoles, 26 de agosto de 2020

La ola de tod@s (XXIV)


Trabajos en playa (Nivel 3)

Los sistemas de apoyo solo funcionan si fomentan la capacidad y no la bloquean. El mar pone límites, las personas no.

lunes, 24 de agosto de 2020

sábado, 22 de agosto de 2020

La ola de tod@s (XXI)


Trabajos en playa (Nivel 3)

La habilidad deportiva realizada con independencia supone mejorar como persona en conciencia, autocontrol y toma de decisiones.

La ola de tod@s (XX)


Trabajos en playa (Nivel 3)

Coeducar socialmente es ofrecer una imagen normal, en la que todos somos exactamente iguales, sin prejuicios que nos separen.

miércoles, 12 de agosto de 2020

martes, 11 de agosto de 2020

sábado, 1 de agosto de 2020

SoloSurf supera con éxito su vuelta a la normalidad tras la suspención de sus programas por la Covid-19


Parecía que iba a ser sumamente complicado pero lo cierto es que todo el equipo que conforma SoloSurf se ha adaptado a la perfección y sin ningún tipo de problemas a las medidas y los requerimientos establecidos para el normal desarrollo de la actividad después del levantamiento del Estado de Alarma por la Covid-19.

La situación generada por la pandemia llevó a la suspensión de todos los programas el pasado marzo y no ha sido hasta julio cuando SoloSurf ha podido reiniciarse con su Programa de Verano, que tiene desarrollo hasta finales de agosto; si bien, la asociación puso en marcha un programa de apoyo en domicilio para llevar a cabo durante el período de confinamiento que, aunque surgió como algo excepcional, ha acabado convirtiéndose en un programa más dentro de la oferta de la asociación dada la excelente valoración que de él hicieron todas las partes implicadas en la evaluación final del mismo.

Pero si había algo claro en el seno de la dirección técnica de SoloSurf es que tarde o temprano se volvería a la normalidad y que este regreso a la actividad tenía que ir acompañado de la adopción de una serie de medidas en consonancia con las directrices de las autoridades sanitarias toda vez que, como es sabido, el virus y los riesgos de contagio siguen y seguirán ahí en tanto no llegue la ansiada vacuna que ponga un remedio más o menos definitivo.

En este sentido, desde SoloSurf se ha trabajado estos meses atrás para el regreso a la normalidad y hoy, en el ecuador del Programa de Verano y realizándose un primer balance del mismo, se puede afirmar que en la playa de Cortadura se revive una de sus estampas características de los últimos tiempos desde hace más de diez años: niños y niñas con diversidad funcional aprendiendo la práctica del surf acompañados de sus monitores. Eso sí, con la mascarilla como invitada de excepción, como en todo el orbe social en estos momentos en prácticamente todas las partes del mundo.

El propio director técnico de SoloSurf, Jesús Borrego, explica cómo ha sido esta vuelta al trabajo: "Todo ha sido muy sencillo; teníamos que adaptarnos simplemente a la realidad que nos ha tocado dentro del papel que jugamos y que nos corresponde aportando seguridad a los nuestros y al entorno para poder mitigar la pandemia y tener una playa segura para poder dar desarrollo a nuestro programa de verano".

En cuanto a los cambios producidos a nivel de las estructuras de trabajo, Borrego señala que se han llevado a cabo unas adaptaciones que incluyen la normativa por la Covid-19, consistentes en distanciamiento, ocupación, tiempo, aforo y las correspondientes medidas de limpieza e higiene antes y después de cada sesión, "pero que sean compatibles con la pedagogía; es decir, que los niños que tienen diversidad funcional, especialmente los niños con autismo, puedan desarrollar su actividad".

En este sentido, el director técnico de SoloSurf recuerda que se busca el distanciamiento como medida de seguridad "pero en el caso del autismo, precisamente, el distanciamiento no es lo que se busca, sino más bien todo lo contrario: se busca la aproximación, por lo tanto hay que compatibilizar ambas cosas". Pone como ejemplo el uso de las sillas en los espacios formando estructuras geométricas "de manera que el niño puede realizar las actividades con normalidad y que se lleve a cabo al mismo tiempo la aplicación de la normativa de seguridad por la Covid".

Por su parte, la jefa del equipo técnico, Estefanía Bustos, explica la normalidad con que se han llevado a cabo las medidas de seguridad: "Tanto trabajadores como familiares nos sentimos muy seguros porque cumplimos las medidas a rajatabla con los procesos de desinfección del material y de las manos, el cumplimiento de las distancias, etcétera".

En cuanto a la adaptación en los protocolos de trabajo, añade que "simplemente ha consistido en poner en práctica ciertas medidas que tampoco nos han supuesto un esfuerzo excesivo y que se han acoplado perfectamente a la estructura de la sesión". Además, incide, "los monitores lo han asumido todo con mucha responsabilidad conscientes de la importancia que tiene el cumplimiento de las medidas porque no queda otra opción si queremos seguir dando desarrollo a nuestra actividad".


Medidas adoptadas


La desinfección de manos es la primera medida que se lleva a cabo antes del inicio de la actividad en el momento preciso en que los familiares dejan a los usuarios bajo la responsabilidad de los monitores de SoloSurf.





Toda la sesión, mientras se desarrolla en arena, se lleva a cabo con las mascarillas por parte de los monitores.






Cuando la sesión pasa a desarrollarse en agua, los monitores que recepcionan a los usuarios en la orilla permanecen con las mascarillas puestas.







Los objetos personales de monitores y usuarios quedan recogidos en dos grandes cajas bien diferenciadas mientras dura toda la sesión.










Al término de la actividad y después de cada sesión se procede a la limpieza y desinfección de todo el material que se utiliza.







La actividad termina con la desinfección de manos tanto por parte de monitores como de usuarios.




Finalmente, la recepción de los usuarios por parte de sus familiares se lleva a cabo cumpliéndose con las medidas de distancia de seguridad recomendadas.