miércoles, 14 de agosto de 2019

El Activa Acuática está llamado a copar más protagonismo entre los programas de la Asociación SoloSurf


Ninguna de las partes implicadas en el Programa Activa Acuática encuentra dato negativo o motivo alguno para dudar de que tendrá continuidad el próximo curso escolar 2019-2020. En principio, todo va a depender de que se encuentren los recursos necesarios incluso para ampliar la oferta si es preciso. Dicho programa, que la Asociación SoloSurf tiene en marcha desde mayo de 2018 con alumnos de Aulas Específicas de institutos de ESO y Bachillerato de la Bahía de Cádiz, ha multiplicado la participación de usuarios de tal manera en poco más de un curso del calendario escolar y ha generado tales expectativas sobre sus resultados en los alumnos participantes que todo hace pensar que sí, que tendrá continuidad el próximo curso.

Pero las conversaciones con otros institutos por parte de la dirección de SoloSurf hacen pensar además que la ampliación del programa irá encaminada a incrementar su oferta con la incorporación de nuevos alumnos, por lo que, una vez finalizado el Programa de Verano (en desarrollo hasta finales de agosto), la asociación tiene el propósito de prestar más atención y de otorgar un importante grado de protagonismo al Activa Acuática en los preparativos del diseño del nuevo curso, eso sí, ya con la base de una evaluación objetiva del programa desarrollado durante el curso pasado.

El Programa Activa Acuática es el resultado de un proyecto que se inició con el IES Drago de Cádiz el citado mes de mayo de 2018, y en tan pocos meses, el grado de satisfacción fue generalizado hasta tal punto que el pasado curso 2018-2019 se retomó el programa ajustado ya al calendario escolar del instituto y desde el principio. A lo largo del curso se incorporaron al Activa Acuática los alumnos con necesidades educativas especiales de dos institutos más, el IES Rafael Alberti de Cádiz y el IES Botánico de San Fernando. También tuvieron experiencia del programa alumnos del IES Antonio Muro de Puerto Real.

Varios institutos, como se ha dicho más arriba, han mostrado su interés por el Programa Activa Acuática para los alumnos de sus Aulas Específicas y han mantenido conversaciones con la dirección de SoloSurf de cara al nuevo curso. Sin embargo, la incorporación de nuevos institutos no resulta algo sencillo ya que la asociación realiza un trabajo previo para conocer a los alumnos y sus patologías y a partir de ahí se establecen pautas de trabajo con monitores y voluntarios para garantizar el cumplimiento del método de terapia en agua que SoloSurf propone, investiga y desarrolla, adaptado a cada caso concreto pero con unas pautas básicas generales.

Precisamente, la continuada formación de sus monitores y del voluntariado que acude a través de los distintos programas que se convocan conlleva no solo un mayor esfuerzo y tiempo por parte de los profesionales de SoloSurf, sino que también hay que sumar una intensa gestión para tener la capacidad de disponer de los recursos necesarios pues, por citar un ejemplo, el Activa Acuática es un programa que se desarrolla en piscina y playa con numeroso material de apoyo y un importante equipo de personas.


Todo comenzó con el Drago

La dirección, los profesionales y los voluntarios confían en el trabajo que se está haciendo desde SoloSurf a través del Activa Acuática. Pero no son los únicos que ponen de manifiesto su satisfacción. El tutor del Aula Específica de Educación Especial del IES Drago, José Antonio Ayuso, supo de SoloSurf a raíz de una conferencia ofrecida por el director técnico de la asociación, Jesús Borrego, y quedó “encantado” al conocer el trabajo con los usuarios con diversidad funcional, como confiesa en su carta publicada meses atrás en este mismo blog. Y así, tras unas primeras reuniones de coordinación nació el Programa Activa Acuática, y “esta primera experiencia de cinco sesiones en piscina y playa no pudo ser más favorable”, señala Ayuso, añadiendo que la evaluación realizada tanto por las familias como por el IES Drago “reflejó unos resultados óptimos para su continuidad”.

El profesor destaca en su escrito que el grupo de profesionales de SoloSurf “aportó lo mejor de sí mismo” para el desarrollo de un trabajo previo que requirió “establecer los perfiles funcionales del alumnado, el diseño de prezis individualizados, diseño de videos, diseño de sesiones de trabajo, diseño de estrategias para recuperación y cohesión del grupo, etcétera”, siempre en permanente colaboración con el Drago.


Del último curso, Ayuso señala que “aunque todavía no hemos realizado la evaluación final /…/, podemos adelantar que tanto las familias como el propio alumnado vienen mostrando una gran satisfacción con las actividades que se vienen desarrollando”, quedando constatado a juicio del docente que el Activa Acuática “está cumpliendo sus objetivos y nos está permitiendo ofrecer a un grupo de jóvenes con diversidad funcional la posibilidad de trabajar sus enseñanzas curriculares de la Formación Básica Obligatoria, a través de una metodología innovadora que, además de rigurosa, apunta a una validez y fiabilidad no incompatible con el disfrute de un deporte al que todos y todas tenemos derecho”, culmina su escrito.

Activa Acuática “hace feliz” al alumnado del Botánico

Con una experiencia más breve por la incorporación del IES Botánico de San Fernando ya iniciado el curso, su profesora del Aula Específica Programa de Transición a la Vida Adulta y Laboral (PTVAL), Lorena Costelo, tampoco prescinde de elogios a la hora de valorar el Activa Acuática en un escrito similar al de su colega del Drago y publicado también en este blog en fechas pasadas.

Costelo conoció la actividad “después de ver durante días de verano a los trabajadores de la Asociación SoloSurf con chicos y chicas que presentan diversidad funcional en la playa”, y despertó su interés ya que “siempre intentamos desde el aula y el departamento de orientación del centro, buscar actividades diferentes y llamativas para el alumnado sobre todo que se realicen fuera del aula que es donde luego van a tener que desenvolverse solos y superar retos”, considerando que “podría ser una actividad bastante completa y beneficiosa”.

SoloSurf facilitó el proyecto a la profesora del Botánico y “después de leerlo confirmé que se podía integrar totalmente en el aula ya que muchos de los objetivos que se trabajan a través del Programa Activa Acuática son los objetivos que se trabajan en el aula PTVAL (autonomía, emociones, control de su propio cuerpo, buscar actividades para ocupar su ocio y tiempo libre, interacción social, fomento de la autoestima a través de logros y superación personal, entre otros)”, apunta Costelo en su artículo. 

Del trabajo previo, la profesora del Botánico también destaca “la profesionalidad y la preocupación de los miembros del equipo de trabajo de SoloSurf para conocer las características individuales del alumnado y del aula para poder ajustar así el trabajo para que fuera realista, con propuestas de objetivos factibles fomentando la capacidad de logro y disminuyendo la frustración que muchas veces supone para estos chavales no conseguir cosas que ellos sienten que están muy lejanas a su capacidad”, sin dejar a un lado “el trabajo y la comunicación que se realiza también con las familias del alumnado”, parte que considera “muy importante en este proceso”.

Su experiencia personal queda reflejada en sus palabras a la hora de valorar el Activa Acuática: “Como maestra estoy muy contenta con el programa de surf terapéutico sobre todo porque veo a los chavales felices y eso hace que yo me sienta de la misma manera, además de ver cómo son capaces de superarse cada día y de enseñarnos una vez más que es más importante querer que poder. /…/ Escuchar a mis alumn@s decir que desean que lleguen el viernes para hacer surf, que les encanta, ver sus nervios cuando llega el momento de irnos y sus caras cuando se consiguen poner en la tabla solos, no tiene precio. Ellos disfrutan y sin ser realmente conscientes aprenden y yo como maestra complemento mi trabajo de aula y de calle y consigo objetivos curriculares y competenciales”.

En su conclusión, también indica que el Activa Acuática “ha superado con creces las expectativas que teníamos” y “cumple con los objetivos propuestos desde el aula”, llegando incluso a invitar a través de su carta a conocer un programa del que, afirma, “puede sorprender bastante”.


“Energía” SoloSurf para el alumnado del Rafael Alberti

Por su parte y también en otro artículo como los anteriores, el profesor del Aula Específica del IES Rafael Alberti, Carlos Reyes, con una experiencia en el Activa Acuática similar en el tiempo a la de su colega Lorena Costelo del IES Botánico, explica de antemano que, para la atención educativa de su alumnado, “siempre intento transmitir y poner en práctica frases del tipo ‘todos somos iguales, todos somos diferentes’, ‘fortaleces a alguien si le ayudas un poco, y lo debilitas si le ayudas demasiado’, ‘toda persona tiene puntos fuertes y capacidades, encuéntralas y tu trabajo, tendrá éxito, en esa persona’.  Para ello –dice-, desarrollo programas prácticos, funcionales y que buscan alcanzar el mayor grado de autonomía personal y habilidades sociales”.

En su opinión, estos aspectos “encajan perfectamente con el Programa Activa Acuática” y considera que SoloSurf “tiene que estar satisfecha de la labor de integración e inclusión social que está desarrollando con chicos y chicas de necesidades educativas especiales”. Carlos Reyes entiende que “al utilizar un espacio natural tan valorado en Cádiz como es la playa, es raro que alguien en sus paseos por este entorno no haya visto a un grupo de 'surfistas especiales' preparándose para meterse en el agua”, y descubre al lector que “es aquí donde empecé a conocer a SoloSurf, y siempre me había dado una gran impresión en cuanto a la energía que transmitían los técnicos y a la motivación con la que hacía los ejercicios, el alumnado”.

Esta impresión, indica, la confirmó “desde el momento en el que entablé contacto con los responsables del programa”, de los que dice, “transmiten una gran energía y motivación por nuevos retos”.

Reyes describe el programa del siguiente modo: “Se plantea de forma coordinada con la programación del aula específica, para trabajar los tres ámbitos que se establecen dentro del currículum de la programación del aula: ámbito de la autonomía personal en la vida diaria, ámbito de la integración social y comunitaria, y ámbito de las habilidades y destrezas laborales”.


En cuanto a la sesión de trabajo del programa, indica que “no corresponde solo con el trabajo en el medio acuático, sino que lleva un proceso de trabajo previo a través de los prezis individuales que se le presenta al alumnado antes de empezar la actividad, permitiendo anticipar lo que van a trabajar; pasando por el desplazamiento a la actividad (autonomía urbana) hasta el desarrollo de la actividad de surf (autonomía personal, habilidades sociales, prerrequisitos básicos, conductas disruptivas…)”.

En su valoración final y “tras la asistencia a las sesiones del programa de Activa Acuática”, concluye que ha podido “observar la gran profesionalidad y motivación con la que trabaja el personal responsable de la actividad”, apuntando que “con experiencias como estas, resulta de agrado transmitir la gran satisfacción de haber participado en esta actividad”, y atreviéndose a recomendar “a otros grupos a que se planteen participar en este programa”.


SoloSurf no oculta su satisfacción por la gran acogida del Activa Acuática

SoloSurf es plenamente consciente del grado de satisfacción generalizado que existe con el desarrollo de sus distintos programas, si bien desde la dirección se reconoce el éxito del Programa Activa Acuática que supone la inclusión del surf terapéutico como contenido curricular adaptado a alumnos con necesidades educativas especiales que cursan en Aulas Específicas de institutos de Enseñanza Secundaria.

Su director técnico, Jesús Borrego, conoce de primera mano la satisfacción de todas las partes por el desarrollo del Activa Acuática, sin embargo, señala que el programa está en estos momentos en su última fase, de evaluación, que consiste en el envío de cuestionarios a los profesionales docentes implicados de los diferentes institutos para valorar si los objetivos previamente trabajados se han cumplido, y un cuestionario a las familias donde se valora si se alcanzan objetivos de motivación, participación y otros aspectos que redundan en los beneficios de la actividad entre sus hijos. “Una vez recibamos los cuestionarios, estableceremos un espacio de tiempo para observaciones e incidencias con el objetivo de mejorar cualquier aspecto que pueda considerarse oportuno”, expresó Borrego.

Finalmente, el director técnico de SoloSurf también se refirió a las dos primeras fases del Activa Acuática: una primera durante la que se planifica la actividad en coordinación con profesionales docentes de los institutos y se estructuran cuáles serán los contenidos significativos tanto complementarios al Aula Específica como concretos del programa; y una segunda fase, una vez desarrollado el programa, en las piscinas y en la playa Santa María del Mar de Cádiz.

Ahora, como se ha dicho, solo queda esperar los resultados de evaluación que arrojan los cuestionarios a los institutos y los familiares de alumnos. Pero Jesús Borrego cree que el Activa Acuática, en poco más de un curso escolar, se ha cargado de argumentos para tener continuidad en 2019-2020 y, si se mejoran los recursos que garantices el cumplimiento exitoso del programa, para ampliar la oferta a otros centros.

(Las imágenes que acompañan el presente reportaje corresponden a la experiencia de los alumnos del IES Antonio Muro de Puerto Real).